MI BLOG PERSONAL

 

 

 

La autoestima de nuestros hijos

No existe un curso para padres, pero debemos tener muy presente que la calidad de vida de nuestros hijos, depende de las enseñanzas que le entreguemos, y uno de los factores más importantes es su autoestima.

Hay que conseguir que se vea capaz, digno de respeto, único e importante. Esto sólo se logra demostrándole amor incondicional, se deben querer con su propia personalidad, no por lo que hacen o dejan de hacer. 

Se puede destacar sus características y cualidades delante de otras personas, pero no compararlo con alguien más. Hay que reconocer sus esfuerzos, su interés y su dedicación con las cosas.

Hay que dedicarle nuestro tiempo, es una pena ver padres que le compran celulares y tablets para que se entretengan y “no molesten”.

Cuando un hijo se queja y critica, es sólo  producto de su frustración, debemos dialogar con él y descubrir qué necesita, de esa forma le enseñaremos a realizar peticiones y sugerencias válidas. Hay que enseñarle a tener iniciativa propia y hacer cosas por su cuenta.

Al tener un buen diálogo con nuestros hijos, descubriremos sus anhelos, cualidades y aptitudes y de esa forma los podemos apoyar en sus puntos fuertes.

 Hay que tener muy claro que la autoestima no consiste en verse maravilloso, sino conocer bien nuestras limitaciones y aceptar nuestros errores. 

El niño necesita sentirse un miembro importante y valorado dentro de su familia, para sentirse seguro.

 

 

Has sido infiel a ti [email protected]

A veces estamos “[email protected]” y no somos conscientes de nuestra baja autoestima, yo por ejemplo, siempre fui una niña y adolescente feliz, a muy temprana edad me casé y una característica que me identificaba era el querer agradar a todas las personas, en particular esposo e hijas, pero este comportamiento, sólo puede generar frustración, ya que sientes que nunca es suficiente y vas perdiendo tu propia identidad.

Comencé a “trabajar” en mi autoestima, sólo después de mi separación, al realizarme las siguientes preguntas: ¿Quién soy?, ¿Cuáles son mis cualidades y defectos? ¿De qué soy capaz? ¿Cuáles son mis éxitos y mis fracasos? ¿Estoy en paz conmigo misma? ¿Tengo la vida que quiero? ¿Cómo enfrento las adversidades? ¿Qué opinan los demás de mí y lo que es más importante, qué opino yo de mí? ¿Estoy dispuesta a mejorar?…

Luego de responder todas estas interrogantes con total honestidad, comenzó el viaje hacia la sanación, autonomía y autoestima plenas.

El concepto que tenemos de nuestras capacidades y nuestro potencial, no se basa sólo en nuestra forma de ser, sino también en nuestras experiencias a lo largo de la vida. Amarse implica una cierta capacidad de ocuparse de [email protected] [email protected] y no echar por tierra nuestra imagen, por lo que opinen los demás.

La autoestima es una vivencia interior, un sentimiento subjetivo, es decir, la visión que tenemos de [email protected] [email protected], es producto de nuestra mente, por lo tanto, debemos procurar que  sea lo más positiva posible. Hay que ser consciente de nuestros defectos, aceptarlos y aspirar a mejorar, pero sin obsesionarnos; de esta forma podemos adaptarnos mejor a las diferentes situaciones en las que nos encontremos a lo largo de nuestra vida.

En mi experiencia, puedo mencionar tres pilares fundamentales para gestar una buena autoestima:

1.- Amarte a ti [email protected]: Te ayuda a resistir la adversidad y levantarte tras un fracaso. Lo puedes lograr conociéndote muy bien, aceptando tus debilidades y cultivando tus virtudes.

2.- Acepta tu imagen: Cuando nos amamos, tenemos una buena imagen propia, lo que es fundamental para nuestra seguridad.

3.- Autoconfianza: Es creerse capaz de actuar de modo adecuado en una situación determinada, es tener la seguridad de que podemos superar cualquier prueba que se nos presente en la vida, porque tenemos los recursos necesarios para ello.

Sé fiel a ti [email protected]!!   Comienza por despertar cada mañana, mirarte en el espejo y saludarte con cariño…